Tel: 55 7589 8297
Teléfono: 55 3457 8132 Montecito 38, Piso 24, Oficina 12, Col Nápoles, Benito Juárez, CP 03810, Ciudad de México

Los cinco productos que utilizas en la limpieza de tu hogar que deberías desterrar


Un informe publicado en la revista del Instituto Nacional de Consumo francés alerta de la peligrosidad de algunas de las sustancias que usamos para limpiar nuestra casa.

No es ningún secreto: en hogares y centros de trabajo se utilizan productos de limpieza que pueden resultar peligrosos para la salud, dada su elevada toxicidad. El Real Decreto 255/2003, que regula en España la clasificación, envasado y etiquetado de preparados peligrosos, obliga a informar en los envases del nivel de toxicidad de estos productos, pero detrás de indicativos como “tóxico”, “nocivo” o “corrosivo”, se esconden muchas composiciones distintas, que desconocemos por completo.

“A diferencia de los cosméticos, los artículos de los estantes de limpieza y droguería son poco estudiados”, señala Adeline Trégouet, editor de la revista ’60 millions de consommateurs’, la publicación oficial del Instituto Nacional del Consumo francés. “No se requiere mencionar la composición en el envase. Sin embargo, estos productos contienen en su mayoría sustancias no deseables, que representan un riesgo para la salud humana y el medio ambiente”.

Las instrucciones de estos productos “están lejos de ser claras”, lo que puede ocasionar una exposición excesiva a sustancias tóxicas nada recomendables
Trégouet ha dirigido un informe en el que alerta del peligro que puede suponer la utilización indiscriminada (y sin tomar las debidas precauciones) de cinco tipos concretos de productos de limpieza muy habituales en nuestros hogares.

Según el reportaje, aunque la legislación exige a los fabricantes informar en las etiquetas de la presencia de ciertos compuestos, así como la dosificación adecuada y las precauciones que hay que tomar al aplicar el producto, las instrucciones “están lejos de ser claras”, lo que puede ocasionar una exposición excesiva a sustancias tóxicas nada recomendables, cuando no un accidente doméstico grave.

Estos son los cinco tipos de productos con los que debemos ser especialmente precavidos:

1. Antibacterianos y desinfectantes
El miedo a los gérmenes es un reclamo muy utilizado por las marcas de limpieza, pero como llevan alertando décadas médicos y microbiólogos nuestra excesiva cultura de la higiene está provocando diversos problemas difíciles de medir, como el cambio en la composición de la flora intestinal y el desarrollo de la temida resistencia bacteriana. “La mayoría de las enfermedades se propagan por las manos”, afirma el informe francés, “por lo que lavarnos a fondo con agua y jabón es suficiente para eliminar los microbios”.

En concreto, el informe advierte sobre el cloruro de benzalconio, una sustancia bactericida y fungicida presente en numerosos desinfectantes que “puede promover el desarrollo de bacterias resistentes”. Su uso está extendido para la desinfección de productos quirúrgicos (y en algunos champús y cremas con indicaciones específicas, como tratar la dermatitis seborreica), pero su utilización a largo plazo en la limpieza del hogar no es recomendable. Es además una sustancia muy tóxica para los organismos acuáticos y, según su ficha internacional de seguridad química, se debe evitar de forma efectiva su incorporación al ambiente.

2. Limpiadores concentrados y perfumados
Según ’60 millions de consommateurs’, algunos productos de limpieza multiusos “son muy agresivos y pueden dañar permanentemente las superficies y, lo que es peor, los ojos, las manos y los pulmones”.

La revista también arremete contra suavizantes y limpiadores perfumados que, asegura, tienen numerosas sustancias alergénicas. El Comité Científico para la Seguridad de los Consumidores (CCSC) de la Unión Europea emitió un informe en el que alertaba de que entre cinco y quince millones de europeos –entre el uno y el tres por ciento de la población– es potencialmente alérgico a los ingredientes naturales con los que se confeccionan la mayoría de perfumes.
Algunas sustancias, como el HICC, atranol y cloroatranol, se están retirando de la formulación de los cosméticos ante su prohibición inminente, pero siguen presentes en numerosos productos de limpieza.

El informe es especialmente crítico con algunas formulaciones de Don Limpio que, asegura, mezclan hasta cuatro perfumes considerados alergénicos por la Unión Europea, y con algunos suavizantes concentrados que pueden llegar a contener hasta 12 sustancias alergénicas e irritantes.

3. Ambientadores
Bajo la imprecisa denominación de “productos gadget”, el informe francés engloba a todos los productos dedicados a distintas tareas que son, a su juicio, inútiles, como las sustancias para lavar las hortalizas o los ambientadores, que no son verdaderamente necesarios y sólo aumentan la exposición a determinadas sustancias poco recomendables. Pero son estos últimos los que más preocupan.

Son los ambientadores que muchos consideran más “naturales”, como el incienso, los más tóxicos, pues emiten altas concentraciones de benceno